Entrada destacada

Benidorm es Ideal

Distrito G Benidorm

miércoles, 15 de marzo de 2017

El Emprendedor de Can Perdiuota

CreATor Club

- Ya voy preparando. Hasta ahora. Y Publicola cuelga.
Canuto le acaba de decir que van a ser tres. Que se ha agregado Jili Poleli y le ha aleccionado sobre un pequeño teatro que debe hacer.
Resulta que Jili Poleli lleva, según dice, varios meses de dieta rigurosa y va diciendo que según adelgaza va pareciendo más joven y se trata de seguirle el rollo.
Canuto va a sacar oportunamente el tema de la edad y haciendo un poco de cuento, ay no sé, las edades se me dan muy mal..., Publicola le dirá que le hace sobre veintitrés años. Jili Poleli tiene treinta y seis.

El sábado anterior se había encontrado de madrugada con Canuto, al que hacía tiempo que no veía, en el Tragoloco y después de este explicarle a que se dedicaba lo invitó a cenar el siguiente martes en su restaurante Can Perdiuota para ver si le daba alguna idea para animar las noches flojas de la semana.
En principio la cena, en plan fiestita privada, era para tres. Canuto iría acompañado de la que denominó su follamiga Camella de María que también podía aportar a las inquietudes del empresario.
Follamiga era un concepto nuevo para Publicola que tras una breve explicación concluyó que se trataba de lo antes se llamaba un lío, una querida y según creía en la antigüedad, concubina.

Publicola es persona inquieta y creativa, siempre cavilando como innovar y expandir. Su lema es "detenerse es morir" desde que hace años en una madrugada de vino y rosas alguien dijo "siempre hay que ir a más, sea lo que sea que uno haga o a lo que se dedique; en lo material o en lo intelectual".
Su nombre, un apodo, lo debe a su adicción a la cola. A igual que es común pasearse con una botella de agua, él pasea, cual publicidad andante, una botella de cola de dos litros. Últimamente se ha pasado a Figapacola Macho, una versión energética de figapacola que lleva epimedium y maca, que entre otras propiedades hace que la cosa se ponga tiesa cuando debe ponerse tiesa.


Sigue el relato en Antroom

No hay comentarios:

Publicar un comentario